fe4857881970b73a1ea35ed48fe2d7d0 e3694bf382aed990f00945b654853469

PSIQUIATRÍA

TRASTORNOS INFANTILES / TR. GENERALIZADOS

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) –

Investigadores de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos, han identificado fallos en un mecanismo neuronal que pueden estar detrás de los problemas de coordinación motriz que sufren algunas personas con autismo, según los resultados publicados en la revista ‘Nature Communications’.

Se estima que alrededor del 80 por ciento de los niños con autismo tienen problemas de coordinación que incluyen torpeza y dificultad para controlar los movimientos del ojo y la mirada. Pero las causas de estos déficit motores son poco conocidos.

d41f2d5ca85b8809da5e447c5f8b5cd9 0aaf32c68d6d610d628aa26633713b88

Para el estudio utilizaron un modelo de ratón con este trastorno y, según observaron, la alteración de determinadas conexiones neuronales y la incapacidad para eliminar las que no son necesarias para el cerebro puede asociarse con una capacidad reducida para aprender y reproducir movimientos.

“Hemos identificado anomalías sinápticas que pueden desempeñar un papel en los problemas de motricidad que normalmente se observan en niños con autismo”, ha reconocido Christian Hansel, profesor de Neurobiología y autor principal del estudio.

aedd887e00d26807d23972db760aa753 a5fa29a571a7125d04181c1330de21f6

El modelo utilizado se centró en una de las anomalías genéticas más comunes del autismo, la duplicación del cromosoma 15q11-13, y se centraron en el cerebelo, una región del cerebro muy involucrado en el control del movimiento.

Los investigadores vieron que los ratones con autismo tenían cerebelos similares a los de roedores normales, pero evidenciaban problemas de aprendizaje de determinados movimientos. En concreto, se les enseñó a los ratones a parpadear ante el encendido de una luz o una ráfaga de aire, y vieron que los que tenían autismo eran más lentos al aprender a abrir y cerrar los ojos.

4ade97bcde8f73c01db16d987791b37d 4ffe061236f649cb6b102ed2af569f60

Para indagar en las causas de dicho retraso, analizaron las células de Purkinje, un tipo de neurona muy involucrada en el aprendizaje motor ya que pueden fortalecer o deteriorar la eficacia de sus sinapsis o conexiones, clave a su vez para transmitir señales entre ellas.

Así, vieron que en los ratones autistas la capacidad de estas células para favorecer la sinapsis se reduce considerablemente, lo que influye a la hora de mejorar el aprendizaje motor.

7c4d5bf91258c2a3c5c210ab89928e13 21d82e099c1fad4243b52d151c19225f

Hansel y su equipo demostraron que estas anormalidades sinápticas están asociados con el retraso en el parpadeo observado, y creen que puede convertirse en una nueva y poderosa herramienta para los investigadores del autismo.

a5b6277d28014c475cb1642c01a18a81

Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original:http://www.nature.com/ncomms/

ETIQUETAS →
Fuente:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s